Las acciones de Amazon (AMZN) se encuentran en una vigorosa tendencia alcista, con un retorno de cerca del 67% acumulado a lo largo del último año. 

Una mirada a las variables que explican estas ganancias explosivas de precios, así como los niveles clave a seguir de cerca y los riesgos a tener en cuenta a la hora de evaluar una posición en estos papeles.

Las ventas de la firma durante el cuarto trimestre de 2017 ascendieron a 60.453 millones de dólares, una tasa de crecimiento del 38% en dólares y 36% en moneda constante frente al cuarto trimestre de 2016. El dato superó los pronósticos de los analistas en 620 millones de dólares. 

Un negocio de crecimiento explosivo

Amazon se ha posicionado como el líder indiscutido de comercio online en los Estados Unidos y varios otros países. Además, la compañía es el principal operador en el mercado de infraestructura para computación en la nube, y se está expandiendo en negocios como entretenimiento digital, productos electrónicos, e incluso servicios financieros. 

La empresa fundada y dirigida por Jeff Bezos ha demostrado a lo largo de los años una capacidad extraordinaria para posicionarse a la vanguardia en diferentes tendencias de la industria y capitalizar sus oportunidades de expansión en el largo plazo. 

Si bien las expectativas de crecimiento para la firma eran agresivamente elevadas antes del reporte de resultados para el último trimestre, los números de Amazon superaron con creces estas estimaciones, lo cual demuestra una fortaleza inusual. 

Lo más habitual es que incluso las compañías más dinámicas enfrenten una desaceleración en las tasas de crecimiento a medida que el negocio gana tamaño con el correr de los años. Sin embargo, Amazon es un caso excepcional en cuanto a su capacidad para encontrar nuevas oportunidades de expansión y sostener un crecimiento vertiginoso.

Las ventas de la firma durante el cuarto trimestre de 2017 ascendieron a 60.453 millones de dólares, una tasa de crecimiento del 38% en dólares y 36% en moneda constante frente al cuarto trimestre de 2016. El dato superó los pronósticos de los analistas en 620 millones de dólares. 

Los márgenes de rentabilidad del negocio suelen ser bajos y volátiles, lo cual se debe a la filosofía estratégica de Amazon. La compañía ofrece los productos a márgenes agresivamente bajos para ganar mercado frente a la competencia. Además, reinvierte la mayor parte de sus ganancias en toda clase de proyectos para capitalizar nuevas oportunidades de expansión en diferentes segmentos. A pesar de esto, el ingreso operativo del negocio se expandió considerablemente, creciendo un 69% interanual y alcanzando los 2.127 millones de dólares en el trimestre. 

El negocio de infraestructura para computación en la nube es un segmento especialmente importante para Amazon. Las ventas en este segmento alcanzaron los 5.113 millones de dólares en el último trimestre, creciendo un 45% frente al mismo período en el año anterior. Las ganancias operativas en este segmento fueron de 1.354 millones, una expansión del 46% interanual.

Riesgos y niveles clave a tener en cuenta

Con el activo marcando nuevos máximos históricos de precios por encima de los 1.450 dólares por acción luego del reporte de resultados, la vigencia de la tendencia alcista de precios en Amazon se encuentra fuera de discusión. No obstante, es probable un ajuste de precios a corto plazo como una forma de descanso luego de los retornos tan abultados en los últimos meses.

En caso de retroceso, es importante seguir de cerca la zona de los 1.200 dólares por unidad, ya que ese nivel funcionó como resistencia durante el período noviembre-diciembre de 2017. La ruptura por encima de esa resistencia disparó el último movimiento alcista de precios, el cual todavía se encuentra vigente. En la medida en que los precios se mantengan por encima del mencionado nivel, la acción de precios es claramente constructiva.

En cuanto a los riesgos, Amazon es un activo bastante particular, con una exposición de riesgo por encima del promedio. Dado que la compañía está ganando mucho terreno por sobre los negocios tradicionales de retail, y además se está expandiendo en otros segmentos, el riesgo regulatorio y legal siempre es una preocupación en caso de que su posición dominante de mercado genere reacciones en ese sentido.

Incluso más importante, las expectativas de crecimiento son bastante agresivas para la firma, y resulta complicado justificar el precio del activo en base a los fundamentos actuales del negocio.

Dado que la compañía reinvierte agresivamente sus ganancias y flujo de caja para expandir sus oportunidades de crecimiento en el largo plazo, los reportes financieros de Amazon muestran niveles de rentabilidad bajos y volátiles. 

Una posición de compra en la empresa puede justificarse adecuadamente en función de las ganancias o los flujos de caja que genera el negocio actualmente. Por lo tanto, la decisión implica necesariamente una apuesta a futuro, con todos los riesgos que esto implica al tratarse de una compañía tan dinámica y cambiante como Amazon.

Una posición en esta firma no es la alternativa indicada para el inversionista que esté en busca de activos de bajo riesgo con una performance financiera predecible y una valuación moderada. Por otro lado, para quienes buscan posicionarse en negocios de crecimiento explosivo y con un equipo directivo visionario, la compañía es un negocio verdaderamente único en lo que respecta a su potencial disruptivo a largo plazo.

*Esta columna fue publicada originalmente en Sala de Inversión.com.