EE.UU. Los tres principales índices de acciones cerraron con avances el viernes en la bolsa de Nueva York luego de tres días de caídas porque los inversores apostaron a un ritmo más lento de alzas de tasas de interés por parte de la Reserva Federal, pero la tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte limitó el alza.

Un dato de precios minoristas más débil que lo esperado en julio llevó a los inversores a apostar que la tibia inflación llevará a la Fed a abstenerse de volver a subir las tasas este año.

Si bien esto dio a los inversores alguna esperanza tras una semana volátil, todavía quedaban señales de nerviosismo cerca del cierre de la sesión, principalmente por las amenazadas cruzadas entre Estados Unidos y Corea del Norte.

El presidente Donald Trump dijo el viernes que el Ejército estadounidense está "cargado y listo", mientras que Corea del Norte lo acusó de llevar a la Península Coreana al borde de una guerra nuclear.

El Promedio Industrial Dow Jones subió 14,31 puntos, o un 0,07%, a 21.858,32 puntos, mientras que el índice S&P 500 ganó 3,11 puntos, o un 0,12%, a 2.441,32. El índice Nasdaq Composite subió 39,68 puntos, o un 0,64%, y terminó en 6.256,56 unidades.

En la semana el S&P perdió un 1,4% y el Dow Jones retrocedió un 1,1%, registrando sus mayores caídas semanales desde marzo. El Nasdaq bajó un 1,5%.

Robert Phipps, director de Per Stirling Capital Management, dijo que se tranquilizó luego de que el presidente de la Fed de Dallas, Rob Kaplan, indicó que la Fed necesita evidencia de un avance hacia la meta de inflación antes de subir las tasas.

"Si los resultados corporativos pueden mantenerse firmes y las tasas de interés siguen bajas, los inversores pueden mirar más allá de Corea de Norte y seguir sosteniendo el alza de las acciones", explicó Phipps.

Las acciones de Snap se desplomaron un 14% tras tocar un mínimo histórico, luego de que la compañía incumplió los pronósticos de ingresos y usuarios activos diarios.