Santiago. El Banco Mundial reveló que alteró ciertos indicadores en el ranking de competitividad “Doing Business” de diversos países; y que perjudicaron directamente a Chile durante la gestión de Michelle Bachelet.

Según lo publicado por Wall Street Journal -y que replicó diario La Tercera– la organización internacional especializada en finanzas sostuvo que “durante el mandato de la señora Bachelet el ranking era constantemente deteriorado, mientras que constantemente subía durante el gobierno de (Sebastián) Piñera”.

En detalle, aquello habría ocurrido en 2006, afectando -negativa y positivamente- la primera gestión en La Moneda de Bachelet y Piñera, respectivamente.

El Doing Business es uno de los informes más importantes y reconocidos del Banco Mundial, que clasifica a los países de todo el mundo por la competitividad de su entorno empresarial.

"En base a las cosas que medíamos antes, las condiciones empresariales de Chile no empeoraron durante la administración de Bachelet". Paul Romer.

Paul Romer, economista jefe del Banco Mundial, argumentó que los indicadores bajaban “potencialmente debido a motivos políticos”.

“Quiero disculparme personalmente con Chile, y cualquier otro país donde hayamos transmitido una mala impresión”, dijo. Además, asumió su responsabilidad en esta situación y admitió que no trabajaron de forma clara.

Dijo que "en base a las cosas que medíamos antes, las condiciones empresariales de Chile no empeoraron durante la administración de Bachelet", dijo Romer.

Actualmente, Chile se encuentra en el lugar 55 entre 190 países en la lista, desde el 34 en 2014, el año de la asunción de Bachelet. La clasificación del país bajó gradualmente al puesto 41 en 2015, al 48 en 2016 y al 57 en 2017.

Romer dijo al periódico que el declive fue el resultado de cambios metodológicos, en lugar de un deterioro del entorno empresarial de Chile, y puede haber sido el resultado de motivaciones políticas del personal del Banco Mundial.

El Banco Mundial aseguró que corregirá los reportes y volverá a publicar los rangos, tanto para Chile como para otros países que también fueron afectados.

Bajo el gobierno de Bachelet, que finaliza su mandato en marzo, la economía del mayor productor mundial de cobre se desaceleró con fuerza y el año pasado creció a su menor ritmo desde la crisis del 2009, en medio de un alejamiento de los inversionistas extranjeros y una débil demanda interna.