Washington. El actual repunte de la economía global en general se sostendrá este año y el próximo, dijo el martes el Fondo Monetario Internacional (FMI), con tasas de crecimiento en la mayor parte del mundo que compensarían un progreso más moderado en Estados Unidos, Gran Bretaña e India.

El FMI elevó su proyección de expansión económica mundial para 2017 en 0,1 puntos porcentuales, a 3,6% y a 3,7% para 2018, con respecto a sus estimaciones de abril y julio, gracias a una recuperación del comercio, la inversión y la confianza del consumidor.

El Fondo dijo que a largo plazo el crecimiento económico estadounidense se moderará por un débil crecimiento de la productividad y el cambio demográfico. Dijo que la tasa de crecimiento potencial de la economía sería de solo 1,8%, mucho menos que el 3,0% o más al que apunta el gobierno de Trump.

El organismo con sede en Washington también revisó al alza sus cálculos para la zona euro, Japón, China, los países de mercados emergentes de Europa y Rusia.

El Fondo dejó sin cambios el panorama para Estados Unidos con respecto a su informe de julio, a un ritmo de 2,2% para este año y de 2,3% en 2018, dado que los esperados recortes de impuestos que impulsa el gobierno del presidente Donald Trump no se han materializado aún.

"Dada la significativa incertidumbre de políticas, la estimación macroeconómica de los técnicos del FMI ahora usa un supuesto de base de políticas sin cambios, mientras que el WEO (siglas en inglés del informe Perspectivas de la Economía Mundial) de abril de 2017 incluía un estímulo fiscal de recortes de impuestos que se anticipaban", dijo el FMI.

El Partido Republicano de Estados Unidos ha presentado tres propuestas impositivas desde que asumió Trump en enero y el último esfuerzo de su administración ya se estancó en medio del desacuerdo político en el Congreso.

El Fondo dijo que a largo plazo el crecimiento económico estadounidense se moderará por un débil crecimiento de la productividad y el cambio demográfico. Dijo que la tasa de crecimiento potencial de la economía sería de solo 1,8%, mucho menos que el 3,0% o más al que apunta el gobierno de Trump.

En la zona euro, el crecimiento fue revisado al alza desde la previsión de julio en 0,2 puntos porcentuales tanto para 2017 como 2018, a 2,1% y 1,9% respectivamente, reflejando un resurgimiento de las exportaciones, una demanda doméstica más fuerte por la laxitud de las condiciones financieras y una reducción del riesgo político.

Para Gran Bretaña, el organismo ya había revisado considerablemente a la baja la expansión esperada de 2017 a 1,7% tras la votación del país a favor de salir de la Unión Europea (UE) y las inconclusas discusiones sobre el Brexit.