Ciudad de México. El gobernador del Banco de México (central), Alejandro Díaz de León, reconoció este jueves que la inflación en su país es alta, pero dijo que está bajo control y que espera que ceda a partir de enero de este año.

La inflación en México tocó el año pasado máximos de 16 años y medio, presionada por alzas de los precios de los combustibles, para cerrar en un 6,77%. El rango objetivo del Banco de México (Banxico) es de entre 2 y 4% con una meta puntal del 3%.

"La inflación está alta, no está fuera de control", dijo Díaz de León en entrevista publicada por el diario Excélsior.

Para contener las mayores presiones inflacionarias, Banxico elevó en diciembre su tasa de interés de referencia a un 7,25% desde el 7,00% vigente desde junio. Su próxima decisión de política monetaria se conocerá el 8 de febrero.

Más tarde en un foro de perspectivas económicas, el funcionario reconoció que están enfrentando "tiempos adversos", pero sostuvo que el alza de los precios en 2017 fue transitoria y que sus efectos se irán diluyendo a lo largo del 2018.

"No hemos detectado efectos de segunda ronda en los precios", dijo Díaz de León. "Lo que está afectando a la inflación es transitorio (...) estamos previendo que la inflación tenga una baja desde enero".

Para contener las mayores presiones inflacionarias, Banxico elevó en diciembre su tasa de interés de referencia a un 7,25% desde el 7,00% vigente desde junio. Su próxima decisión de política monetaria se conocerá el 8 de febrero.

Díaz de León asumió las riendas de Banxico diciembre y ha tenido que hacer frente a factores que inciden en la inflación y el tipo de cambio como una reforma fiscal estadounidense, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre México, Estados Unidos y Canadá y las próximas elecciones presidenciales mexicanas en julio de este año.