Lima. La Representante Permanente de México ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Monica Aspe, sostuvo que el ingreso de Colombia y Perú a la OCDE fortalecerá la Alianza del Pacífico.

“Con el ingreso de la OCDE de ambos países se fortalecerá de la Alianza del Pacífico pues los cuatro países miembros (México y Chile ya pertenecen) estarían aplicando políticas de altos estándares”, manifestó tras participar del panel Perspectivas Económicas de América Latina 2018: Repensando las Instituciones para el Desarrollo.

Pobreza. De otro lado afirmó que, en los últimos 15 años, América Latina redujo el porcentaje de población en pobreza en 20 puntos porcentuales.

“Eso quiere decir que algo sí sabemos hacer bien y que algo bueno ha pasado en nuestra región y esto es importante”, aseveró.

No obstante, comentó que, si bien esa porción de gente pasó a formar parte de la nueva clase media, se trata aún de una clase media vulnerable que requiere consolidarse como tal para dejar de correr el riesgo de regresar a la pobreza.

“Debemos entender que, si tenemos gobiernos con menor capacidad fiscal, pues también tendremos menor capacidad para mejorar los servicios públicos”, enfatizó Aspe.

“Esta es una situación de mucha inquietud e incertidumbre a futuro. La clase media tiene muchas aspiraciones y exigencias para sus instituciones públicas y sus gobiernos y, en ese sentido, tenemos un nuevo reto en los ciudadanos”, subrayó.

Desconexión. Para Aspe, se ha generado una especie de desconexión entre el ciudadano y el Estado, precisamente porque los primeros exigen mejores servicios públicos.

“Si bien los gobiernos, las instituciones públicas y la calidad de estos servicios han mejorado en la región, no van a la misma velocidad de las exigencias y aspiraciones de esta nueva clase media”, precisó.

La representante de la OCDE comentó que tres de cada cuatro latinoamericanos desconfían de sus instituciones públicas. “Resulta difícil gobernar y vivir juntos como ciudadanía y resolver estos problemas de acción colectiva cuando desconfiamos de tal manera de nuestras instituciones”.

Agregó que esta dinámica de desconexión entre los ciudadanos y el Estado es un asunto regional. “Si bien hay particularidades entre país y país, hay también generalidades. Por ejemplo, uno de cada dos latinoamericanos justifica que no pague impuestos”, remarcó.

“Debemos entender que, si tenemos gobiernos con menor capacidad fiscal, pues también tendremos menor capacidad para mejorar los servicios públicos”, enfatizó.

Recaudación. Detalló que la recaudación en América Latina es el 23% del Producto Interno Bruto (PBI), mientras que la recaudación promedio de los países de la OCDE es de 34% del PIB.