Santiago. Los aires de guerra comercial entre Estados Unidos y China, en paralelo a la situación de Siria han puesto en alerta a los mercados internacionales.

Así, el repunte de la economía mundial, uno de los principales impulsos para la recuperación de la actividad doméstica, comienza a entrar en una “fase de incertidumbre”, según expertos.

A pesar de ello, el decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, Manuel Agosín, se mantiene optimista sobre la expansión del Producto Interno Bruto (PIB) nacional este año, la que -según estima- podría superar el 4%.

El académico de la Universidad Andrés Bello, Alejandro Urzúa, afirmó que el escenario internacional hoy sólo afecta a nivel “especulativo”. En tanto, el gerente de Mercados Financieros de VanTrust, Matías Urrutia, afirmó que los datos de crecimiento no minero dan cuenta que “hay mucho por hacer”.

Un factor clave en el repunte de la economía nacional ha sido el mejoramiento de las confianzas, sin embargo, analistas coinciden en que ello puede ‘chocar’ con los resultados que muestre la actividad, pues las medidas procrecimiento “toman tiempo” en dar resultados.

Ante ello, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, opta por mantener la cautela, pues aseguró que se trata de una batalla de “largo aliento”.

Esta semana, el Fondo Monetario Internacional ajustará al alza su estimación de crecimiento para la economía chilena desde el 3% que proyectó en enero pasado.