Londres. Los bonos soberanos y la renta variable española eran demandados el miércoles, después de que el líder catalán pusiera en suspenso una declaración de independencia en la cuarta mayor economía de la zona euro.

El presidente del gobierno catalán, Carles Puigdemont, optó por hacer una declaración simbólica de independencia el martes, reclamando el mandato para una secesión pero suspendiendo las medidas formales para realizarla con el fin de abrir un proceso de diálogo con Madrid.

    "Existía la posibilidad de que Puigdemont hubiese hecho una declaración concluyente, así que ahora los rendimientos están cayendo porque hay margen para la negociación", dijo el estratega de DZ Bank Christian Lenk.

Sin embargo, el presidente del gobierno Mariano Rajoy dio el miércoles un primer paso para activar el artículo 155 de la Constitución española, una opción que llevaría a la aplicación de medidas extraordinarias que le permitirían suspender la autonomía política de Cataluña y asumir el control de la región.

El índice bursátil español de referencia IBEX subía el miércoles un 1,6%, frente al desempeño estable de índices europeos como el STOXX 600.  Destacaba el avance superior al 2% de bancos españoles como Sabadell y CaixaBank, que al igual que otras empresas catalanas trasladaron sus sedes sociales fuera de la región desde que se celebró el prohibido referéndum independentista el 1 de octubre.

La rentabilidad del bono español a 10 años, que cotiza de manera inversa al precio, caía 5 puntos básicos al 1,65% a primera hora del miércoles, antes de estabilizarse en 1,67%, según datos de Tradeweb.

El diferencial o prima de riesgo entre el bono español a 10 años y el alemán se reducía 7 puntos básicos a 118 puntos, después de haber escalado hasta los 136 puntos la semana pasada.

Los rendimientos de los bonos españoles han subido fuertemente en los últimos 10 días después del referéndum.