Londres. La oferta y la demanda global de petróleo se equilibrarán en gran medida el año próximo, ya que el crecimiento del consumo contribuiría a erosionar el exceso de combustible y compensaría en buena parte por el fuerte aumento de la producción, dijo este jueves la Agencia Internacional de Energía (AIE).

En su reporte mensual sobre el mercado petrolero, la agencia con sede en París agregó que sigue esperando que la demanda mundial de crudo crezca en 1,6 millones de barriles diarios (bpd) en el 2017, antes de moderarse a un aumento de 1,4 millones de bpd en el 2018.

El suministro de la OPEP se mantuvo sin cambios en septiembre en 32,65 millones de bpd, con una disminución de 400.000 bpd en comparación con el año anterior, lo que implica que el cumplimiento del grupo con un recorte de 1,2 millones de bpd se habría mantenido en 88 por ciento el mes pasado y en 86% para lo que va del año, indicó la AIE.

"Mirando hacia el 2018, vemos que tres trimestres de cuatro estarán más o menos equilibrados, de nuevo usando la suposición de una producción de la OPEP sin cambios, y sobre la base de unas condiciones climáticas normales", dijo la AIE.

"Tomando el 2018 como un todo, la demanda de petróleo y la producción fuera de la OPEP crecerán aproximadamente en el mismo volumen y es esta perspectiva actual la que podría actuar como el techo para las aspiraciones de mayores precios del crudo", agregó.

Los inventarios comerciales de crudo habrían caído en el tercer trimestre del año, apenas el segundo declive desde que los precios del petróleo se derrumbaron en el 2014, gracias a una disminución en los volúmenes del almacenamiento flotante o en tránsito, dijo la AIE.

Las existencias comerciales en las naciones industrializadas descendieron en agosto en 14,2 millones de barriles, a 3.015 millones de barriles, lo que representa un excedente de 170 millones de barriles por encima del promedio de cinco años, de acuerdo a la agencia de energía.

Sin embargo, la AIE sostuvo que sus cifras implicaban que podría producirse un incremento de las existencias en el primer trimestre del próximo año, lo que significa que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus productores aliados no pueden permitirse incumplir con la adherencia al pacto que limita sus niveles de bombeo.

El suministro de la OPEP se mantuvo sin cambios en septiembre en 32,65 millones de bpd, con una disminución de 400.000 bpd en comparación con el año anterior, lo que implica que el cumplimiento del grupo con un recorte de 1,2 millones de bpd se habría mantenido en 88 por ciento el mes pasado y en 86% para lo que va del año, indicó la AIE.

La agencia añadió que la producción de crudo de Estados Unidos, compuesta en buena parte por el resurgimiento de la extracción de esquisto, aumentó en 550.000 bpd en julio en relación al año anterior, a 9,24 millones de bpd, su mayor nivel desde noviembre del 2015. El impacto del huracán Harvey debería mitigar esas cifras para agosto y septiembre, observó.