El Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) emitió una alerta de seguridad para un grupo de vehículos de alta gama marca Maserati, modelo Quattroporte GTS y marca BMW, modelo Serie 7 (G11 y G12), comercializados en Chile entre 2015 y 2018.

En total, se trata de un total 12 unidades afectadas (2 Maserati y 10 BMW). En el primer caso, debido a un defecto en la bomba de combustible (en el sector del maletero); en el segundo, producto de un defecto en la unidad de control del motor, implicando -en ambas situaciones- un riesgo para la seguridad de los consumidores.

En el caso de los Quattroporte GTS, existiría una falla de la resistencia de la bomba de combustible de baja presión por fatiga de tiempo y temperatura. “La bomba de baja presión dejará de funcionar debido a un circuito abierto (falla de la resistencia) y sin la bomba de combustible trabajando, el motor perderá potencia y finalmente se parará“, advirtió Skberge Luxury S.A., la empresa que distribuye la marca en Chile.

Por su parte, Williamson Balfour Motors SpA indicó que en el caso de los Serie 7 se detectó que la base de datos del software de su electrónica digital del motor (DME) no es suficientemente resistente, por lo que se deben volver a programar las unidades de mando de los vehículos afectados.

Eso sí, conforme a lo reportado por ambas empresas, a la fecha no se han reportado incidentes derivados de esta condición en Chile.

Para resolver el asunto, Maserati invita a los clientes a acudir al Servicio Técnico autorizado de su preferencia para reemplazar la resistencia de la bomba de combustible, cuyo procedimiento tiene una duración estimada de 1,5 horas y estará disponible a contar del 29 de enero de 2018 sin costo alguno para el cliente.

Lo mismo señaló BMW para la inspección y reprogramación de la unidad de control del vehículo. En ese caso, el arreglo tarda 1 día y tampoco tiene costo en los servicios asociados a la marca.