La llegada de 35 millones 073.700 turistas internacionales entre enero y noviembre del 2017, 12,4% más que igual periodo del año previo, perfila a México para subir del octavo al séptimo lugar entre los países receptores de la Organización Mundial de Turismo (OMT), desplazando a Alemania.

Con datos del Banco de México, en los 11 meses el país captó US$19.098,9 millones, lo que representó un incremento de 8,9%, lo que también permitirá mejorar el sitio 14 que tiene actualmente a nivel internacional. Sin embargo, el gasto medio de los turistas internacionales (que incluyen turistas fronterizos y de internación) disminuyó 3,19% al pasar de US$504,6 a US$488,5.

A la fecha, el país no ha resentido el impacto por las alertas de viaje que emitió Estados Unidos (EU) y por el sismo de septiembre pasado, que el sector privado estimó se tradujera en cancelaciones de llegadas de extranjeros.

Hasta noviembre pasado, de acuerdo con el banco central, el buen comportamiento de los turistas fronterizos (sus divisas subieron 25% para sumar US$887,8 millones) impulsó los incrementos referidos. Este segmento aporta menos de 7% de los ingresos captadas por los turistas internacionales (US$17.135,6 millones).

La mejor posición que logrará la industria turística fue prevista por la Universidad Anáhuac, en su Panorama de la Actividad Turística en México, coordinado por Francisco Madrid, como resultado de un mejor comportamiento de la actividad económica de Estados Unidos, el mayor compromiso de inversión y promoción del sector privado, la continuidad del manejo de comunicación de la marca país y los efectos del tipo de cambio.

Desde su perspectiva, al cierre del 2017, México habrá recibido 38,3 millones de turistas internacionales y US$21.100 millones, lo que representaría incrementos de 9 y 7,5%, respectivamente.

En cuanto a los cruceristas, las divisas generadas llegaron a US$426,6 millones, por lo cual aumentaron 23,6%, y dichos viajeros pasaron de 5,8 millones a 7,1 millones, que resultó en un alza de 21,3%.