Washington. La petrolera BP dijo este martes que espera un impacto positivo en sus futuras ganancias después de impuestos en Estados Unidos, tras las reducciones a los gravámenes corporativos incluidas en la reforma fiscal sancionada recientemente por el Congreso en Washington.

La Cámara de Representantes aprobó en diciembre la mayor reforma al código fiscal de Estados Unidos en 30 años, que incluye un recorte del 35% al 21% en la tasa impositiva que tributan las empresas.

BP indicó que la baja de la tasa impositiva requiere la revaluación de activos y cargos fiscales diferidos de la empresa en Estados Unidos, y estimó un cargo extraordinario no en efectivo cercano a US$1.500 millones en los resultados del cuarto trimestre del 2017.

BP agregó que estaba revisando el impacto final de los cambios impositivos y que los detalles del cargo definitivo serán revelados en el anuncio de resultados trimestrales previsto para el 6 de febrero.

La semana pasada su rival Shell informó que prevé que la reforma fiscal estadounidense tenga un efecto "favorable" en sus operaciones, aunque agregó que el cambio afectaría sus resultados del cuarto trimestre.