Ciudad de México. La Comisión Federal de Electricidad (CFE) reportó una pérdida neta de 121.799 millones de pesos (US$5.430 millones) durante el primer trimestre del año, misma que resultó 9,5 veces más alta que la del mismo periodo del año pasado, derivada principalmente del impacto cambiario del peso frente al dólar y a que tuvo gastos financieros por manejo de su deuda superiores.

De acuerdo con los estados financieros correspondientes al periodo de enero a marzo de 2020, este resultado obedece a la depreciación del peso frente al dólar, ya que el tipo de cambio pasó de 18,84 (US$0,84) a 24,29 pesos (US$1,08) por unidad, lo que le provocó una pérdida cambiaria de 133.809 millones de pesos (US$5.973 millones).

Sin embargo, en el primer cuarto del año la estatal eléctrica tuvo ingresos por 125.165 millones de pesos (US$5.587 millones), que son casi 5.000 millones de pesos (US$223 millones) superiores a los que reportó en el mismo lapso del año anterior. De igual forma, tuvo un costo de ventas de 94.435 millones de pesos (US$4.215 millones), que resultó 25% inferior al del primer trimestre de 2019.

Así, llegó a una utilidad bruta de 30.729 millones de pesos (US$1.371 millones), mostrando una mejoría en relación con la pérdida bruta de 4.359 millones de pesos (US$194 millones) del año anterior.

Sin embargo, a diferencia de la deuda contraída el año pasado de 7.923 millones de pesos (US$353 millones) como ingresos financieros para la empresa, este año únicamente realizó pagos teniendo un saldo negativo de 133.808 millones de pesos (US$5.970 millones) en ese renglón durante el primer trimestre de 2020.

La estatal eléctrica aumentó 13% el total de sus pasivos entre el 31 de diciembre de 2019 y 31 de marzo pasado.