Se presentan como una empresa internacional con un modelo de inversión no tradicional. Así lo define George Cargill, gerente en Chile de Odyssey Financial Solutions. Avalados por el hecho de que la mitad de los cajeros automáticos (ATM) son gestionados por operadores independientes, ahora tienen la intención de replicar en Latinoamérica el mismo modelo: que cualquier persona puede entrar en el negocio de la administración de dispensadores de dinero.

Según cifras de Odyssey, ofrecen una oportunidad de inversión que puede alcanzar una rentabilidad anual del 10% el primer año de operaciones, y ya al tercer año ganancias del 30% anual, según sus proyecciones. Pero ¿un modelo así es aplicable al mercado latinoamericano? Según Cargill, sí, porque esta compañía es una empresa segura y confiable, con más de mil cajeros automáticos operando en EE.UU y "nuestra operación va creciendo día a día, y esperamos que a fines del 2018 ya superemos las dos mil unidades", proyecta.

-¿El modelo de negocio que buscan priorizar es aumentar que los cajeros dispensadores de dinero estén en manos de privados, pero privados que no son la banca?

-En EE.UU., este negocio ya lleva décadas desarrollándose. Si tomamos como referencia Estados Unidos, la mitad de los ATM no pertenecen a la banca, sino a particulares privados, por eso vemos que es un negocio muy rentable para ellos. Nuestro servicio es darle la provisión logística a esas máquinas y su correcto funcionamiento, facilitándoles así su manejo y buena función.

-¿Cuáles son las ventajas comparativas del sistema de Odyssey?

-Creo que lo central es la diferenciación en la alternativa de inversión y su puesta en marcha. Lo innovador está en los perfiles de los inversionistas. Acá no estamos hablando de grandes empresarios o personas con grandes fortunas. En nuestro caso estamos hablando de personas que quieren generar retornos de corto plazo y de forma constante.

-En cuanto a las regulaciones de los centrales de la región, ¿existen las condiciones para aplicar este sistema?

-Por ejemplo, el caso chileno es complejo aún, ya que falta sensibilizar algunas regulaciones que existen, para que instituciones no bancarias puedan administrar cajeros automáticos. Por lo tanto, en el corto plazo no sería posible su instalación en el país. Ahora, sí hay luces positivas del Banco Central de Chile con la instalación de multicajas o cajas vecinas de BancoEstado, que están realizando competencia a un modelo tradicional liderado por Transbank.

Por otro lado, este modelo ha tenido muy buena aceptación en Argentina y también se está impulsando en Colombia, Brasil, y con planes de expansión a México y Perú, prontamente.

-¿Su mirada de negocio estaría en la denominada banca minorista?

-Yo creo que sí, apuntamos a un crecimiento de la banca minorista en Latinoamérica. Distribuimos de forma más extensa el acceso a cash para personas que por una situación geográfica o hasta social no pueden acercarse a los grandes centros financieros para poder contar con dinero. Entonces, eso nos da la proyección de una mayor cantidad de transacciones.

-Pero, ¿qué le parece que la tendencia mundial de no usar o disponer de tanto efectivo, sino usar más los medios de pago online o de débito?

-Qué bueno que me lo preguntas, porque justo ahí hay una contradicción. A pesar que las transacciones digitales van en aumento, el pago en cash también va en aumento. Es más, hay negocios que ofrecen descuentos si lo cancelado es en efectivo. Nosotros le llamamos a todo este concepto "convergencia monetaria". Así como crecen las transacciones digitales, el uso de dinero también va al alza, ya que es un complemento esencial de la economía.

BITCOINS EN EL ATM

Parecía algo de la ciencia ficción, pero hoy al parecer ya dejo de serlo: convertir el dinero en efectivo en bitcoins a disposición de cualquier persona en el ATM. Según Odyssey, es posible, es seguro y ya está ocurriendo esta innovación. 

-¿Eso es una teoría o ya se está aplicando?

-Es una realidad. Nosotros en Odyssey creamos la primera plataforma que puede transformar en un cajero automático en un cajero hibrido, es decir, una máquina puede realizar transacciones con monedas tradicionales, pero también con monedas digitales. La idea es que tú vayas a un cajero y con tu tarjeta de crédito o débito puedas comprar una criptomoneda y cargarla a tu billetera virtual o incluso en esta misma máquina poder canjearla por dinero cash y que se te descuenta del saldo de tu criptomoneda.

-¿La plataforma está operativa? ¿Cómo ha sido su desarrollo?

-Esta plataforma se llama Octagon y está basada sobre la tecnología blockchain. Esta plataforma permite el diálogo entre los dos mundos: el financiero y el de bitcoins. Eso implica que hemos debido ir certificándonos con distintas normativas del mundo financiero. En cuanto a su funcionamiento, te puedo contar que creo que este sistema va a estar operando antes en Argentina que en EE.UU.