Sao Paulo. El Ejecutivo brasileño, a través del Ministerio de Minas y Energía, ha solicitado incluir 4.000 millones de reales brasileños (US$760 millones) en el presupuesto anual de 2021 con el objetivo de disponer de fondos en el caso de que sea necesaria la creación una nueva compañía eléctrica estatal, en el marco de la privatización de la actual compañía eléctrica del Estado, Eletrobras, que es la más grande de América Latina.

La nueva empresa pública dispondría de participación en las filiales de Itaipu, Eletronuclear, los activos del Gobierno Federal que actualmente se encuentran bajo control de Eletrobras y por otros programas del Gobierno.

La privatización de Eletrobras actualmente se está tratando en el Congreso Nacional a través de la Ley 5.877 de 2019, por lo que, si finalmente se aprueba, se haría "indispensable" proveer de dichos recursos para el establecimiento de una nueva empresa pública, según el comunicado.

Eletrobras contabilizó un beneficio neto de 307 millones de reales brasileños (US$58 millones) durante el primer trimestre del año, un 77% menos con respecto a las ganancias del mismo periodo del año anterior, como consecuencia del impacto de la pandemia de coronavirus.

Además, la compañía reconoció que su rendimiento operativo se vería afectado "de manera adversa" a causa de la pandemia u otros desastres naturales.