El ministro de la Producción, Pedro Olaechea, estimó que la industria alimentaria crecería 5% en el 2017 impulsada, principalmente, por el buen desempeño de la pesca industrial, que alentó una mayor producción de congelados.

Igualmente, el buen desempeño de la pesca industrial alentó una mayor producción de harina y aceite de pescado en el primer semestre del año.

Olaechea proyectó que este sector también se vería beneficiado con la expansión de las actividades vinculadas a la elaboración de aceites de origen vegetal, fabricación de productos cárnicos y productos alimenticios diversos.

Industria dinámica. Señaló que en el periodo enero - setiembre la industria alimentaria, que aporta el 20% al PBI manufacturero, registró un crecimiento de 8,8% respecto a similar periodo del 2016.

“Pese a que el fenómeno El Niño costero afectó el procesamiento de conservas de frutas y vegetales, el sector ha logrado un importante avance”, sostuvo el titular de la Producción.

Destacó que las actividades del sector alimentos son las de mayor arrastre de empleo en la economía peruana, superando a los sectores como madera, bebidas y prendas de vestir.

“La industria de alimentos es una de las más relevantes, no solo por el peso que tiene en la economía, sino  por los encadenamientos que genera respecto a otras industrias y la generación de empleo directo e indirecto, pues por cada 61 empleos generados en la industria peruana, nueve corresponden a este sector”, acotó Olaechea.

Participación en el PBI. El sector alimentos posee un peso de 3,3% en la economía nacional.