Londres. El Consejo Internacional de Cereales (CIC) pronosticó este jueves que los inventarios globales de granos bajarán en 2018/2019, y que la mayor parte de la caída afectará al maíz.

“Las proyecciones iniciales para la oferta y demanda de granos en 2018/19 muestran un panorama más ajustado”, comentó la entidad intergubernamental en un reporte mensual, que incluyó su primer conjunto completo de proyecciones para la próxima temporada.

“Se anticipa una modesta caída en la producción (principalmente trigo) y dada una transferencia más pequeña de la cosecha antigua la disponibilidad general de granos bajará a un mínimo en tres temporadas”, sostuvo.

El CIC dijo que los inventarios totales de granos caerán en 46 millones de toneladas a 560 millones de toneladas, incluyendo una baja de 42 millones de toneladas de maíz a 265 millones de toneladas, mientras que los inventarios de trigo disminuirían en 3 millones de toneladas a 253 millones de toneladas.

La producción global de trigo bajaría en 17 millones de toneladas a 741 millones de toneladas, y el mayor se verá en Rusia (74,5 millones de toneladas vs 84,9 millones de toneladas).

La producción total de granos en 2018/2019 bajaría marginalmente a 2.087 millones de toneladas, un 0,2 por ciento menos que en la temporada anterior, mientras que el consumo subiría un 1,1% a 2.134 millones de toneladas.

La producción global de trigo bajaría en 17 millones de toneladas a 741 millones de toneladas, y el mayor se verá en Rusia (74,5 millones de toneladas vs 84,9 millones de toneladas).

La producción de maíz aumentaría en 7 millones de toneladas a 1.052 millones de toneladas, impulsada por un esperado repunte en Argentina, a 48,3 millones de toneladas, más que las 40,0 millones de toneladas de la cosecha actual, afectada por la sequía.

La producción global de soja también aumentaría en 2018/2019 a un nuevo máximo histórico de 354 millones de toneladas.

El CIC redujo su proyección para la producción global de soja de 2017/2018 en 6 millones de toneladas a 341 millones de toneladas, “para reflejar el empeoramiento de las condiciones en Argentina”.