Santiago. En América Latina, desde el comienzo de la pandemia, cada vez más consumidores están optando por formas de pago sin contacto, mientras el comercio electrónico alcanza niveles sin precedentes, según un estudio global de Mastercard realizado en 15 mercados. De la región, Colombia es el país que muestra una mayor experiencia por el pago digital, junto a Brasil y México.

La investigación, que adelanta en exclusiva AméricaEconomía, revela que dos tercios de los encuestados en Latinoamérica están usando menos efectivo o no lo usan en absoluto. En concreto, el 53% de los brasileños y el 41% de los mexicanos y colombianos respondieron que planean usar menos efectivo.

Esta tendencia, que evidencia un alejamiento masivo de las tiendas físicas y del uso de efectivo, se replica a nivel mundial con casi siete de cada 10 consumidores afirmando que el cambio de pagos a digital probablemente sea permanente, mientras -al menos la mitad de los entrevistados- dice que planea usar menos efectivo.

Según el estudio, los encuestados colombianos fueron los que afirmaron ampliamente (un 85%) que el pago sin contacto lo mantendrán de forma permanente, siendo este el mayor porcentaje entre los 15 mercados consultados. El 69% de los mexicanos y el 63% de los brasileños manifestaron que mantendrán el pago digital.

¿A qué responde este comportamiento de Colombia? Mariela Méndez, head of Digital Solutions de Mastercard para Chile & Paraguay, lo explica. “Colombia tuvo un gran despertar digital, y ha llegado a tener el mismo nivel de percepción que los encuestados en Brasil y México”, señala.

¿A qué responde este comportamiento de Colombia? Mariela Méndez, Head of Digital Solutions de Mastercard para Chile & Paraguay, lo explica. “Colombia tuvo un gran despertar digital, y ha llegado a tener el mismo nivel de percepción que los encuestados en Brasil y México”, señala.

La ejecutiva destaca además que la disminución del uso de efectivo, el aumento de las transacciones online y la amplia percepción de que estos cambios serán permanentes, demuestran que la pandemia ha acelerado la migración a los pagos digitales.

Un punto en el que coincide Walter Pimenta, vicepresidente senior de Productos e Innovación de Mastercard en América Latina y el Caribe, quien asegura que los consumidores están "totalmente listos" para alejarse del dinero en efectivo y comenzar a aceptar pagos digitales seguros a largo plazo. “Los consumidores en Latinoamérica están altamente conectados y adoptan rápidamente las nuevas tecnologías”, explica.

La segunda tendencia que evidenció el estudio, corresponde a un considerable aumento del e-commerce. El informe de Mastercard sostiene que por primera vez los pagos en línea superaron a los pagos en tienda física en el primer trimestre de 2020, con el 41% de los consumidores a nivel mundial informando que van a comprar más en línea en las próximas dos semanas.

En América Latina, el 54% de los colombianos, el 52% de los brasileños y el 46% de los mexicanos tienen la intención de comprar más en línea. "Esta tendencia de comportamiento también es compatible con los datos de transacciones de Mastercard", destaca el estudio.

¿Qué pasa en el resto de la región?. Entre los 15 mercados que consideró el estudio exclusivo de Mastercard, solo se incluyeron Brasil, México y Colombia por Latinoamérica. ¿Y qué pasa con el comportamiento en otros mercados importantes de la región? La tendencia en países como Chile, Argentina e, incluso Perú, muestra de igual forma una migración progresiva hacia el pago digital.

Según explica Mariela Méndez, en Chile y Argentina, ese proceso de migración se ha acelerado durante la pandemia. Ese dato fue constatado recientemente por la encuesta Kantar realizada por Mastercard, que da cuenta de un aumento de 64% en el uso de pagos digitales en Chile y de 62% en Argentina. “Creemos que esta tendendencia ha llegado para quedarse, ya que estos pagos no solo ofrecen seguridad, rapidez y sencillez, sino también son considerados más higiénicos, lo cual es un factor muy relevante en el contexto que vivimos hoy en día”, comenta.

 

En el caso de Perú, si bien ha tenido un crecimiento más lento respecto a otros países de la región, según estudio de Mastercard, ha visto una notoria redistribución de las ventas en físico al comercio electrónico después del inicio de la pandemia. “El cambio a las formas digitales de compra ha sido innegable”, sostiene Méndez.

“Además, según cifras de Vocalink, cuando se observa con mayor detenimiento al sector más joven de la población, se puede ver que más del 80% de los jóvenes y jóvenes adultos peruanos, entre 15 y 35 años, prefieren usar aplicaciones bancarias a realizar transacciones en físico, siendo el grupo líder en esta materia en todo Latinoamérica”, detalla la ejecutiva de Mastercard.

El futuro de los pagos. Los consumidores han comenzado un nuevo hábito de pago y, según afirma Walter Pimenta, vicepresidente senior de Productos e Innovación de Mastercard en América Latina y el Caribe, esta tendencia llegó para quedarse. Ante ello, explica que Mastercard está enfocado en la innovación y forjando alianzas para sentar las bases para el futuro de los pagos basado en lo digital y la seguridad.

"Nos hemos centrado en diseñar productos digitales desde cero, con la tarjeta física pasando a ser opcional", explica Pimenta. Uno de los casos más recientes corresponde a la tarjeta de crédito Digital-First para ser utilizada con FPay, la billetera digital que Falabella lanzó recientemente.

Adicionalmente, han puesto el foco en el uso de datos no confidenciales para mejorar la seguridad. En tal sentido, detalla que aproximadamente el 70% de las tarjetas en la región ya están habilitadas para el Servicio de Habilitación Digital de Mastercard (MDES por sus siglas en inglés) que convierte los números de las tarjetas en tokens.

"El MDES usa la tokenización, volviendo inútil el servicio para los estafadores y elimina la frustración de actualizar manualmente la información de tu tarjeta", señala. Según el reporte de Mastercard, hay también un aumento significativo en las transacciones que emplean el token, lo que a juicio de Pimenta genera un efecto dominó en toda la industria al reducir la posibilidad de fraude e incrementar la tranquilidad en los consumidores.

 

Como parte de este objetivo, Mastercard extendió su alianza con Facebook para ofrecer en Brasil la innovadora forma de pago a través de la aplicación WhatsApp. Y aunque su implementación fue suspendida a las dos semanas del lanzamiento por el Banco Central mientras trabajan en su regulación, la iniciativa demuestra la diversidad de opciones que las compañías buscan brindar a los clientes para realizar transacciones en tiempo real y de forma ininterrumpida.

“Las personas quieren pagos sin fricción, en tiempo real y para nuevos usos”, comenta Méndez al ser consultada acerca de esta nueva herramienta. “Esto nos obliga como marca a trabajar en nuevas tecnologías que sean cada vez más amigables, pero siempre manteniendo altos estándares de seguridad, para que sea una buena experiencia para el usuario. Si se garantiza una buena experiencia cumpliendo todos los requisitos, el uso de pagos digitales seguirá creciendo”, dice.

Fintech en auge. Así como la pandemia ha acelerado la migración hacia el pago digital y ha multiplicado las compras online, también le ha dado un mayor impulso a las fintech en América Latina, según explica el vicepresidente senior de Productos e Innovación de Mastercard en América Latina y el Caribe. "El aumento de la banca abierta y la demanda de pagos digitales por parte de los consumidores ha impulsado un crecimiento sin precedentes de las fintech en toda la región", resalta.

Detalla que solo durante el primer trimestre de este año, Mastercard aumentó sus alianzas comerciales con fintech en un 40% en varios mercados de Latinaomérica, incluyendo a Nubank, Creditas, Klar y Ualá. Más recientemente, se asoció con los facilitadores de Fintech Galileo y Tutuka con el objetivo de expandir sus capacidades digitales en la región.

El estudio de Mastercard fue realizado entre el 27 de abril y el 17 de mayo de 2020. Se realizaron 6.750 entrevistas en 15 países: Australia, Brasil, China, Colombia, Francia, Alemania, India, Italia, España, Japón, México, Rusia, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido y Estados Unidos.