La nueva vedette de las exportaciones chilenas no corresponde a un mineral. La sorpresa la presentan los frutos secos que se destacan como el mejor desempeño en la temporada pasada de exportaciones. Según el reporte de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa), anexo del Ministerio de Agricultura, al cierre del período, las exportaciones hacia el extranjero -de frutos secos- llegaron a los US$723 millones, con un incremento que alcanzó 18%. Por otro lado, en cuanto al volumen, dichos embarques llegaron a las 169.151 toneladas, con un aumento del 21%.

Y la figura, sin duda, de este segmento, fueron las nueces. Las utilidades por este producto -en la temporada 2016-2017, que abarco entre septiembre del año pasado y agosto del actual ejercicio- alcanzaron los US$ 420 millones, lo que representa un aumento de 52% respecto del período anterior, revelan las cifras de la Odepa.

Si miramos a las almendras, otro producto destacado, los números revelan, sin embargo, que los retornos en la temporada que recién concluyó totalizaron más de US$ 45 millones, pero con una caída de 34% en comparación con el periodo anterior.

En entrevista con AmericaEconomía, Andrés Rodríguez, director ejecutivo de Chilean Walnut Commission, comentó que "cada cinco años, Chile está duplicando su producción. El país ya tiene más de 44 mil hectáreas plantadas de nogales, que representan la segunda superficie más relevante, después de la uva de mesa. La estrategia de la industria es seguir creciendo, pero con calidad. El próximo año creo que estaremos superando la barrera de las 100 mil toneladas a exportar".

Otros frutos destacados fueron las ciruelas deshidratadas, que en la reciente temporada generaron utilidades por más de US$ 167 millones, lo que arrojó una leve disminución de 9% en relación a los US$ 183 millones del período 2015-2016.

Pese al leve descenso, Andrés Rodríguez, director de Chile Prunes, sostuvo: "La industria de las ciruelas hoy está en un momento de estabilidad. Ya tuvo su época de crecimiento, y hoy se ha convertido en una industria madura que ha mantenido su nivel de superficie plantada -en torno a 12 mil hectáreas- y es estable en términos de producción".