Los precios mundiales de los alimentos bajaron levemente en noviembre respecto al mes previo porque una fuerte alza en los valores del azúcar y de los aceites vegetales se compensó en gran medida por una reducción en los lácteos, dijo el jueves la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

El índice de precios de la FAO, que mide las variaciones mensuales para una canasta de cereales, oleaginosas, productos lácteos, carnes y azúcar, promedió 175,8 puntos en noviembre, un descenso de 0,5% respecto a octubre.

Los precios de los alimentos en los mercados internacionales fueron un 2,3% más altos en relación a noviembre del año pasado.

Las materias primas agrícolas han salido de un período altamente volátil y la FAO ha dicho que espera que se mantengan estables durante la próxima década.

La agencia elevó sus pronósticos para la producción global de cereales en 2017 a 2.627 millones de toneladas, un alza de 16,8 millones de toneladas desde el nivel del año pasado que llevaría los suministros mundiales a un máximo de todos los tiempos.

La FAO también subió sus previsiones para la producción global de trigo a 754,8 millones de toneladas, un 1% menos que en 2016.