Carlos Slim, el empresario más importante de México, por el cerca de millón de empleos que oferta en el país a través de sus decenas de empresas, entró en defensa de la construcción y viabilidad del nuevo aeropuerto de la capital del país, cuya existencia recientemente ha sido cuestionada por el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador.

Slim, cuyas empresas participan en la construcción de pistas y el edificio terminal del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), dijo que la construcción de esa obra no debe estar a discusión, sino los efectos positivos que traerá a beneficio de los mexicanos y la población aledaña del extinto Lago de Taxco, en el Estado de México.

“La discusión no debe ser si cuesta más o menos uno que otro; no es un coche que se está comprando. No es la inversión que se va a hacer, sino qué efecto va a tener la inversión (..) Este aeropuerto tiene efectos muy importantes; más o menos, con los presupuestos actuales se piensa que hay 60.000 millones de pesos (US$3.3321,6 millones) en sueldos y salarios para la población local, que se le está dando la oportunidad de trabajar”, refirió el empresario acerca de una de las zonas más degradadas de la capital mexicana y la entidad vecina.

Slim recordó también que la construcción de esta obra de infraestructura para la aviación demandará 120.000 millones (US$6.643 millones) en insumos nacionales, o que se traducirá en nuevas derramas económicas para otras regiones allende a la ubicación del nuevo aeropuerto capitalino.

“Son importantes los efectos. Se va a trasformar no solamente la zona, sino toda la ciudad. Esa área es la más degradada de toda la ciudad, incluyendo el Estado de México”, dijo Carlos Slim Helú. “Debe pasar a ser la más moderna del país; la más boyante… Con este proyecto se detona el desarrollo acelerado de esta zona; en pocos años se pueden formar clases medias importantes”.

Slim dijo el lunes que empresas de su propiedad participan con un 8% del total que se invierte en las obras del nuevo aeropuerto de Ciudad de México, un multimillonario proyecto cuyo futuro está en duda.

Carlos Slim, a través de su empresa CICSA y en consorcio con otras compañías constructoras, ha ganado la construcción de la Pista 3 del nuevo aeropuerto y también la edificación del edificio terminal del NAIM.

Ambos contratos suponen el 51% de las obras del nuevo aeropuerto y juntos equivalen a una inversión de 92.000 millones de pesos (US$5.093 millones).

El candidato puntero rumbo a los comicios presidenciales de este año, Andrés Manuel López Obrador, ha amenazado con cancelar el aeropuerto en caso de ser electo y de evitar que se otorguen nuevos contratos alrededor del enorme proyecto de 13,300 millones de dólares.

Slim dijo que está en desacuerdo con una eventual suspensión de la obra porque afectaría a la economía del país y dijo que no está en posición de convencer a López Obrador porque aún es candidato.

* Con información de El Economista de México y Reuters.