Río de Janeiro. La plataforma de transporte compartido Uber comenzó a notificar a los 156.000 brasileños que fueron afectados por la filtración de datos de la empresa en 2016, a quienes les pidió disculpas por el "incidente", informaron hoy medios locales.

     En un correo electrónico enviado a los usuarios afectados, la compañía admite que el nombre, la dirección de correo electrónico y el teléfono celular asociado a la cuenta fueron divulgados.

     La empresa afirmó que los especialistas que contrató no han identificado indicios de descarga de historial de lugares de viaje, números de tarjeta de crédito y cuenta bancaria ni de las fechas de nacimiento.

     La aplicación aseguró que no ha identificado ningún fraude o uso indebido de los datos.

     En la época de la filtración, Uber fue acusada de haber pagado a hackers para ocultar el fallo durante más de un año.

     Los brasileños fueron notificados tras un acuerdo firmado entre Uber y la Comisión de Protección de Datos Personales del Ministerio Público del Distrito Federal.

     "Seguimos inspeccionando las cuentas afectadas, aunque no hay ninguna indicación de que haya habido fraude o uso inadecuado de información relacionada con ese incidente", afirmó la compañía en un comunicado enviado a los brasileños afectados.