Ginebra. Los vehículos eléctricos autónomos desencadenarán una revolución de la movilidad urbana al reducir los costos de viaje en 40% y las emisiones marginales de dióxido de carbono a cero, indicó este martes un informe del Foro Económico Mundial.

El informe "Vehículos eléctricos para ciudades más inteligentes: El futuro de la energía y la movilidad" señaló que la movilidad autónoma y compartida, la digitalización y la descentralización de los sistemas energéticos requiere nuevos enfoques para la movilidad eléctrica.

De acuerdo con el informe, la generación de nuevos empleos, junto con la mejor calidad del aire, beneficiarán la salud humana y podrían crear valor para la sociedad por US$635.000 millones para 2030.

"La convergencia de las estrategias de movilidad y energía puede magnificar los beneficios económicos y sociales de la movilidad eléctrica en las ciudades y garantizar a los clientes opciones cada vez más confiables y sostenibles", dijo Roberto Bocca, jefe de industrias básicas y energéticas y miembro del comité ejecutivo del Foro Económico Mundial.

La generación de nuevos empleos, junto con la mejor calidad del aire, beneficiarán la salud humana y podrían crear valor para la sociedad por US$635.000 millones para 2030.

El informe del Foro Económico Mundial citó ejemplos de ciudades del mundo en las que la electrificación de los vehículos avanza con apoyo del gobierno y las empresas.

Guangzhou, la tercera ciudad más grande de China, planea acelerar la electrificación de autobuses para tener 200.000 nuevas unidades en 2018, según el informe.

El gobierno chino también anunció que desarrollará reglamentos nacionales para probar vehículos autónomos en carreteras y avenidas del país.

El gobierno local de la Región Administrativa Especial de Hong Kong, China, alienta a los desarrolladores a incrementar la infraestructura de recarga de los vehículos eléctricos.

Esto incluye soluciones integradas con el sistema de pago inteligente Octopus que es utilizado para acceder a la red de transporte público.

En la capital británica, la Oficina de Transporte de Londres estipula que todos los nuevos taxis con taxímetro sean eléctricos o no generen emisiones, además de que los vehículos de diésel no serán permitidos a partir de 2032.

En la costa oeste de Estados Unidos, el Departamento de Policía de Los Angeles decidió renovar un flota de 260 vehículos para adquirir autos eléctricos.

Al arrendar los vehículos y no adquirirlos, el departamento puede invertir en estaciones de recarga, incluyendo estaciones de recarga rápida en los estacionamientos del centro de la ciudad.