México. La fundación del empresario mexicano Carlos Slim recolectó 2.374 millones de pesos (unos US$126 millones) a través de donaciones, para ayudar a la población damnificada por los terremotos de septiembre.

     "Los recursos que administrará la fundación se destinarán a construir y modernizar escuelas dañadas por los sismos", dijo Slim este martes en una rueda de prensa, al explicar uno de los principales objetivos en el destino de los apoyos.

     El millonario dijo que la iniciativa estará enfocada en varios pilares como la ayuda humanitaria, la protección estructural al patrimonio cultural, la reconstrucción y renovación de centros de salud y escuelas, así como la reconstrucción de vivienda y de mercados públicos.

     La fundación de Slim aportó 1.978 millones de pesos (unos US$105 millones), en tanto que otros donantes dieron 396 millones de pesos (unos US$21 millones).

     "Fundación Carlos Slim agradece a los más de 217.000 donadores su generosidad, solidaridad y confianza que contribuyen a aliviar los daños ocasionados por los sismos", dijo la institución del empresario mexicano.

     Los recursos están disponibles en efectivo y serán auditados por la firma Ernst & Young.

     Grupo Carso, el conglomerado de Slim que incluye firmas industriales y de construcción, aportará su personal y su equipo sin costo alguno a los trabajos de reconstrucción, agregó el magnate.

     Slim dijo que el país necesita de un protocolo para evitar los cortes de energía eléctrica en casos de emergencia, como ocurrió con los sismos del 7 y 19 de septiembre.

     "La emergencia está en poder tener energía eléctrica para servicios elementales", explicó el empresario.

     México se vio afectado por dos terremotos el 7 y 19 de septiembre, que han dejado hasta ahora 467 muertos y daños por unos US$2.000 millones, según cifras oficiales.

     El terremoto de 8,2 grados en la escala de Richter del 7 de septiembre cobró la vida de 98 personas en el sur de México, y dejó numerosos daños materiales, sobre todo a viviendas de la población mayoritariamente indígena.

     En tanto, el temblor de 7,1 grados que golpeó a la Ciudad de México y cinco estados del país el 19 de septiembre, dejó un saldo de 369 personas fallecidas y el colapso de al menos 38 edificios.