El Congreso del Perú no destituyó la noche de este viernes al presidente Pedro Pablo Kuczynski de su cargo máximo de la nación, bajo acusaciones de "incapacidad moral" por sus lazos con la firma Odebrecht.

La presentación del mandatario para asumir su defensa en el Congreso coincidió con un pedido del encarcelado ex presidente Alberto Fujimori, padre de la lideresa del partido Fuerza Popular que domina el Parlamento, ante una comisión que lidera Kuczynski para que se le conceda la libertad.

Casi toda la oposición, que domina el Congreso, había dicho que votaría por la salida de Kuczynski, un escenario que la mayoría de los peruanos apoyaba, según un reciente sondeo de IPSOS.

Con 78 votos a favor de su destitución, 19 votos en contra de la medida y 21 abstenciones, PPK se salvó de ser el primer presidente en ejercicio en Latinoamérica en ser destituido bajo acusaciones de estar involucrado en operaciones con la controvertida constructora brasileña Odebrecht. Se necesitaban 87 adhesiones para alcanzar la vacancia.

A minutos de la votación, la bancada de Nuevo Perú se retiró del hemiciclo, una abstención que fue clave en el resultado que revive a PPK.

El presidente se pronunció en Twitter minutos después de que el pleno del Congreso rechazara el pedido de vacancia en su contra por “permanente incapacidad moral”. “Peruanos, mañana empieza un nuevo capítulo en nuestra historia: reconciliación y reconstrucción de nuestro país. Una sola fuerza, un solo Perú”, sentenció Kuczynski.

Odebrecht informó la semana pasada al Congreso peruano que transfirió US$4,8 millones a consultoras vinculadas a Kuczynski, y que pagó a una de ellas cuando era funcionario del gobierno del ex presidente Alejandro Toledo.

Con la votación a favor de PPK, se dio marcha atrás a un proceso que debía erigir al primer vicepresidente Martín Vizcarra, un ingeniero civil que llegó a Lima este miércoles desde Canadá, donde era embajador, como nuevo presidente hasta completar el periodo en 2021. Vizcarra, sin embargo, había rechazado el cargo, al igual que la segunda vicepresidenta del Perú, Mercedez Aráoz.

Así las cosas, la presidencia del Perú habría recaido en manos del jefe del Congreso, Luis Galarreta -de Fuerza Popular-, quien habría tenido que convocar a nuevas elecciones presidenciales en el período más corto, para que se completara el período que correspondía a Kuczynski, es decir, hasta el 2021.