Lima. La decisión del Perú de retirar la invitación al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a la Cumbre de las Américas es en defensa de la democracia y debido a la crisis humanitaria que enfrenta ese país, indicó este miércoles la presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz.

Comentó que la decisión del Gobierno peruano de considerar incómoda la presencia del mandatario venezolano no tiene que ver con los insultos que suele proferir contra otros presidentes de países la región, sino por actos no democráticos, usando instrumentos constitucionales.

“El presidente Kuczynski dice no podemos aceptar la venida de un fulano, de un señor que quiere convocar a elecciones fraudulentas, donde no puede participar la oposición, eso es usar herramientas democráticas para seguir siendo un dictador. Eso no es aceptable”, refirió.

Sostuvo que esa ha sido siempre la posición del Perú, la misma que ha sido planteada ante los cancilleres del Grupo de Lima reunidos este martes para analizar el adelanto de elecciones en Venezuela, que concluyó con una exhortación para reconsiderar la convocatoria.

“Estamos convencidos de la propuesta que llevó al Grupo de Lima la ministra de Relaciones Exteriores, por mandato del Presidente, de no recibirlo acá, ellos han respaldado la posición del Perú viendo que estamos amparados en la Carta Democrática”, apuntó.

La canciller Aljovín, descartó este miércoles que la decisión tomada por el Perú de retirar la invitación a Nicolás Maduro para la Cumbre de las Américas, es definitiva y que no hay marcha atrás.

“Estamos diciendo que este señor está actuando fuera del marco de la democracia, así fuera quien fuera, hubiera o no insultado, es defender la democracia en Latinoamérica y las necesidades, uno se conmueve ante la situación que pasa ese país, por la desgracia humanitaria”, añadió.

Este martes la canciller Cayetana Aljovín informó ante el Grupo de Lima que el Perú decidió que la presencia de Maduro en la Cumbre de las Américas, a realizarse en Lima, “ya no es bienvenida”.

"No hay marcha atrás en la decisión". Aljovín, descartó este miércoles que la decisión tomada por el Perú de retirar la invitación a Nicolás Maduro para la Cumbre de las Américas, es definitiva y que no hay marcha atrás.

“(…) Dadas las circunstancias que han venido presentándose, parecería que no hay marcha atrás”, manifestó.

Explicó que el adelanto de las elecciones, dispuesto por las autoridades venezolanas, fue el tema central que decidió la convocatoria del Grupo de Lima para discutir la situación de Venezuela.

Indicó que la definición de la fecha de los comicios iba a “dar luces” sobre la transparencia de las elecciones. Al adelantarse, indicó, quedó comprobado que dicho proceso no ofrece garantías.

“Si las declaraciones dicen que los países que participarán en la Cumbre deben respetar el orden democrático institucional, aceptar la presencia (de Maduro) era ir contra ese principio”, explicó.