La percepción de seguridad entre los mexicanos se ha deteriorado, tal es el caso que uno de cada cuatro ha empezado a dejar de visitar a familiares y amigos, a esto se suma la idea de que ha aumentado la facilidad con la que se consiguen armas y drogas, reveló la encuesta sobre inseguridad ciudadana de México Unido Contra la Delincuencia (MUCD) y Consulta Mitovsky.

De acuerdo con el ejercicio de opinión realizado entre 1.000 personas, en encuestas a domicilio, en septiembre pasado, 81% de los mexicanos consideró que el país atraviesa el peor momento en materia de inseguridad pública; este dato está sólo por abajo en un punto al registrado en el 2011, cuando se registró el dato más alto en el rubro.

El principal miedo de los mexicanos es ser robados a mano armada, aseveró Roy Campos, director de la consultora. A este miedo le sigue ilícitos como el secuestro.

Por su parte, Francisco Torres Landa, integrante de MUCD, precisó el problema de inseguridad en el país radica en mucho en la falta de investigación por parte de las policías.

"Es irresponsable que nos digan que el nuevo sistema penal es la causa" de la inseguridad, dijo.

Asimismo, aseveró que en materia de drogas se han dado algunos avances con la despenalización de la marihuana medicinal, no obstante, una parte de la solución para la erradicación de delitos es la legalización del enervante.

"La reforma que se hizo se quedó muy corta con respecto a la expectativa".

Torres Landa concluyó que mientras el gobierno no garantice la transparencia en sus acciones no se podrán dar avances en la problemática, por lo que además se deben hacer compromisos a largo plazo y no de momento con tintes electorales.