Río de Janeiro. El ministro del Tribunal Suprema Federal, Celso de Mello, decidió este viernes permitir la publicación del video de la reunión ministerial, excluyendo solo dos extractos, que tuvieron lugar el 22 de abril y en el cual, según el ex ministro de Justicia, Sergio Moro, el presidente Jair Bolsonaro habría intentado interferir en el mando de la Policía Federal.

En su decisión, Celso de Mello determinó la exclusión de secciones específicas en las que se hace referencia a dos países con los que Brasil mantiene relaciones diplomáticas, entre ellos China.

"Con la decisión, cualquier ciudadano podrá acceder al contenido de la reunión de ministros con el presidente Jair Bolsonaro", dijo.

La defensa de Moro considera el video como una de las principales pruebas de la investigación realizada por el Tribunal Supremo para tratar de confirmar las acusaciones del ex ministro de que Bolsonaro buscaba cambiar el mando de la Policía Federal, porque estaría preocupado por las investigaciones que estaban realizando. 

"He intentado cambiar oficialmente a nuestra gente de seguridad en Río de Janeiro y no he podido hacerlo. Eso se acabó. No voy a esperar a que mi familia o mis amigos se jodan", dijo Bolsonaro. "Fin de la historia. No estamos bromeando".

Dos días después de la reunión, Moro y el entonces director general de PF, Maurício Valeixo, dejaron sus cargos.

Según el testimonio proporcionado por Moro, el presidente habría dicho en la reunión que interferiría en todos los ministerios y, con respecto a la cartera de Justicia y Seguridad Pública, si no podía cambiar al superintendente de la policía Federal en Río, cambiaría al director general de la corporación y al Ministro de Justicia mismo. Este episodio ocurrió dos días antes de que Moro renunciara a su cargo.

El Fiscal General de la República, Augusto Aras, optó por la difusión restringida del video y dijo que no estaba de acuerdo con el uso de las investigaciones como una "plataforma de elecciones anticipadas".

Después de tratar de evitar la entrega de la grabación, la Oficina del Fiscal General presentó por primera vez la transcripción de los dos extractos que, según dijo, estaban relacionados con las declaraciones hechas por Moro. 

En línea con la estrategia de defensa del presidente, hizo hincapié en que su preocupación sería por la seguridad de sí mismo y de su familia, en contra de lo que afirma el ex ministro. La seguridad personal del presidente es proporcionada por la Oficina de Seguridad Institucional (GSI), dirigida por el ministro Augusto Heleno, uno de los más cercanos a Bolsonaro.

“No puedo sorprenderme con las noticias. Vaya, tengo a la Policía Federal que no me da información; Tengo la inteligencia de las Fuerzas Armadas que no me dan información, Abin tiene sus problemas, tiene algo de información, simplemente no tiene más porque realmente falta... tenemos problemas. No podemos vivir sin información”, dijo el presidente.

“Entonces, esta es la preocupación que debemos tener: la cuestión estratégica. Y no lo estamos teniendo. Y lo siento por nuestro servicio de información, todos, es una pena, una pena, no estoy informado, y no se puede trabajar así, es difícil. Entonces interferiré. Punto final. No es una amenaza. No es extrapolación de mi parte. Es cierto”, corrigió poco después.

"He intentado cambiar oficialmente a nuestra gente de seguridad en Río de Janeiro y no he podido hacerlo. Eso se acabó. No voy a esperar a que mi familia o mis amigos se jodan", dijo Bolsonaro. "Fin de la historia. No estamos bromeando".