Santiago. Chile ha superado este viernes el umbral de los 60.000 casos de COVID-19 tras sumar en las últimas 24 horas un nuevo récord de casi 4.300 contagios, mientras que la cifra de fallecidos se sitúa ya por encima de los 600 y el servicio de salud está llegando a sus límites.

Según ha informado la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, hasta las 21:00 horas del jueves se contabilizaron 4.276 casos nuevos, de los cuales 3.866 presentaron síntomas y 413 son asintomáticos. Con ello, Chile registra ya 61.857 casos, incluidos 25.342 pacientes recuperados. Por otra parte, en las últimas 24 horas murieron otras 41 personas, por lo que el total de fallecidos se eleva a 630.

"Estamos muy ocupados en aumentar la capacidad de camas, de ventilación mecánica, y también en las medidas como cuarentenas y de aislamiento a personas que no pueden realizarla en su domicilio, lo puedan hacer en residencias sanitarias", ha explicado a su vez el ministro de Salud, Jaime Mañalich.

Según los datos del Ministerio de Sanidad, hay 850 personas hospitalizadas con ventilación mecánica, de las cuales 159 se encuentran en un estado crítico. Además, la ocupación de camas críticas a nivel nacional llegó a un 84 por ciento, cifra que aumenta a un 94 por ciento en la Región Metropolitana, donde se encuentra la capital.

Ante esta situación, el Gobierno ha solicitado a las Fuerzas Armadas y clínicas privadas que pongan a disposición más unidades de cuidados intensivos a la red de atención de pacientes con COVID-19 que maneja el Ministerio de Salud.

El subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, ha indicado que actualmente hay 346 ventiladores de respiración mecánica disponibles y se busca aumentar esa cifra de aquí al domingo. Según ha precisado, este sábado llegará un avión con respiradores, si bien no ha ofrecido más detalles al respecto.

Entretanto, el presidente del país, Sebastián Piñera, ha lanzado este viernes la campaña "Alimentos para Chile", que pretende entregar 2,5 millones de canastas con diversos productos alimenticios y de higiene "a las familias más vulnerables y de clase media necesitada", priorizando a quienes "más lo necesiten, como adultos mayores o personas en cuarentena".

La distribución, según informa Agencia Uno, comenzará este viernes en las comunas de Santiago, Estación Central y Quinta Normal, para continuar el fin de semana con el resto de comunas de la capital, además de las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta y el Biobío.

"Yo estoy convencido de que esto no soluciona todos los problemas, pero será un alivio para 2,5 millones de familias, ha sostenido Piñera. De ese total, unos 1,65 millones se distribuirán en la Región Metropolitana.