La esperanza de vida de una persona nacida en América es hoy trece años más que el promedio mundial, 75 años, pero si posamos la mirada hacia Chile, la cifra sube hasta los 80 años, alcanzando de este modo a un país insignia en la calida de vida, Canadá. Así se lee en el informe "Salud en las Américas+2017", dado a conocer este mes en la capital de EE.UU., Washington, por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La población ha ganado 16 años de vida como promedio en los últimos 45 años, es decir, prácticamente dos años por quinquenio, según el informe que desde 1956, y cada cinco años, analiza las tendencias, desafíos y condiciones de salud en el continente.

No obstante, el otro lado de la moneda se presenta en Chile en la presencia contudente de enfermedades emergentes y no transmisibles en su población, como la obesidad, diabetes, cáncer y patologías cardiovasculares, las que hoy son su mayor reto sanitario.

A nivel continental, estas enfermedades causan cuatro de cada cinco muertes anuales y se prevé un aumento de casos en las próximas décadas, debido al crecimiento de la población, el envejecimiento, la urbanización y la exposición a distintos factores de riesgo, como el alcohol, el tabaquismo y la mala nutrición por exceso.

Obstáculo al desarrollo

En Chile, las enfermedades de tipo cardiovascular y cánceres son las causantes de más de la mitad de las muertes totales, por ende, se observa una alta prevalencia en el consumo de tabaco (39% de la población) y alcohol (11%).

Aunque la mortalidad por enfermedad cardiovascular ha disminuido casi 20% en una década, sigue siendo la principal causa de fallecimiento. El cáncer, en tanto, provocó la muerte de 1,3 millones de personas en 2012.

En todo el continente, la tasa de obesidad -que lideran México, EE.UU. y Chile- duplica el promedio global: 26,8%, frente a 12,9%. A eso se suma que el 15% de la población mayor de 18 años (62 millones) vive con diabetes, un porcentaje que se ha triplicado durante la última década.

Por otra parte, la región debe lidiar con las lesiones por accidentes de tránsito (causan el 12% de las muertes) y con las enfermedades emergentes, producto de los cambios ambientales y los desplazamientos de poblaciones. Entre estas, el informe de la OPS destacó los virus zika y chikunguña.

El reporte también destaca como éxitos la reducción de la mortalidad materna e infantil en los últimos 25 años.