Observador.com Pasan los días y el problema entre los bancos privados y los empresarios vinculados a la venta de marihuana legal en Uruguay no se soluciona.

Sin embargo, las autoridades trabajan para que la iniciativa lanzada por el gobierno de José Mujica no empiece a apagarse a solo tres semanas de haber visto la luz.

Según dijo una fuente del Banco Central, el gobierno busca que los bancos internacionales hagan una excepción con el Estado uruguayo y comprendan que en Uruguay la venta de cannabis es un negocio legal.

El informante sostuvo que en los últimos días hubo reuniones en el Ministerio de Economía y en el de Relaciones Exteriores, ya que el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca) aspira a que el dilema de las cuentas bancarias canceladas se solucione cuanto antes. 

El principal problema que tiene el gobierno en este momento es el de la corresponsalía del Banco República (BROU) con la banca internacional.

Según explicó la fuente, por ese motivo se llevan a cabo las reuniones. No solo el Ircca tiene sus cuentas en ese banco, las dos empresas productoras de cannabis también son clientes y la mayoría de las farmacias autorizadas operan en esa institución.

"No tendría sentido" que la marihuana se vendiera en efectivo, ya que no habría garantías de que los empresarios no depositaran ese dinero en sus cuentas bancarias personales. "Los clientes pagan con efectivo pero, ¿ese efectivo después dónde se guarda?"

El BROU aspira a que los bancos extranjeros entiendan la situación uruguaya y hagan una excepción, es decir, que le mantengan la corresponsalía y le permitan operar con clientes vinculados a la venta de marihuana.

"El punto es que la normativa en Estados Unidos prohibe a los bancos de ese país a trabajar con empresas que comercialicen droga, como en cualquier país del mundo. Salvo que en este caso la venta de marihuana es legal", comentó la fuente.

Además, el gobierno estudia los modelos de negocio que se aplicaron en Holanda y en Estados Unidos, donde algunos estados despenalizaron la comercialización de marihuana. El informante sostuvo que la idea no es copiar esos sistemas extranjeros, sino conocerlos para poder aplicarlos a la realidad uruguaya.

El gobierno de Barack Obama, por ejemplo, elaboró en 2014 una guía sobre los servicios financieros que los bancos están habilitados a prestar a los comercios autorizados para la venta legal de marihuana en Estados Unidos.

Hasta entonces, las empresas que producían o comercializaban cannabis estaban obligadas a pagar a sus empleados en efectivo, lo que para el gobierno de ese país constituía un riesgo para la seguridad.

En ese sentido, la fuente expresó que "no tendría sentido" que la marihuana se vendiera en efectivo, ya que no habría garantías de que los empresarios no depositaran ese dinero en sus cuentas bancarias personales. "Los clientes pagan con efectivo pero, ¿ese efectivo después dónde se guarda?", cuestionó.

Otra alternativa que se maneja es que las farmacias tengan dos cuentas bancarias separadas: una para la actividad tradicional del comercio y otra para marihuana. Fuentes de la Asociación de Bancos Privados (ABPU) dijeron a El Observador que ese proyecto llegó desde una institución financiera que trabaja en el mercado local.

El abogado del Centro de Farmacias, Pablo Durán, convocó a las autoridades del Banco Central y de la ABPU para buscar soluciones. La reunión tendrá lugar el próximo martes y la idea es conversar sobre los avances que surgieron en los últimos días.

Además, fuentes del Ircca dijeron que las autoridades trabajan para que los inconvenientes se terminen. "Vamos a abordar el tema con mucha responsabilidad para avanzar en una adecuada implementación del marco regulatorio", sostuvo el informante.

El banco Santander fue el primero en cancelar la cuenta bancaria de uno de sus clientes, el dueño de la farmacia Pitágoras de Malvín. Telenoche informó el martes 8 que el empresario dejará de vender marihuana hasta que el gobierno encuentre una solución al problema.

El Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca) dejó de repartir marihuana a las farmacias en los últimos días. Los locales de Montevideo no reciben partidas de droga desde el viernes 4, mientras que los del interior no son abastecidos desde el 29 de julio.

Algunas farmacias capitalinas crearon listas de difusión de WhatsApp en las que avisan a sus clientes cuando reciben marihuana, ya que les llegan entre 100 y 200 llamadas diarias por ese motivo.