Lima. La trata de personas en perjuicio de ciudadanos extranjeros en el Perú, sobre todo para fines de explotación sexual y laboral, experimentó un importante golpe en el 2017 a travésa del trabajo desarrollado por el Ministerio del Interior (Mininter) en coordinación con otras instituciones, informó Miguel Huerta, director general de Seguridad Democrática del Mininter, quien preside la Comisión Multisectorial contra la Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes a nivel nacional.

Fueron 865 los operativos realizados por la Dirección contra la Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes (Dirintrap) y los Departamentos Desconcentrados de Investigación de Trata de Personas. Como resultado, se logró rescatar a 1.229 víctimas, 59 de los cuales son ciudadanos extranjeros de Ecuador, Colombia, Venezuela, Brasil, Bolivia y Argentina.

Los operativos policiales permitieron capturar a 410 personas involucradas en este delito (251 hombres y 159 mujeres). De ese total, 11 eran extranjeros (7 venezolanos, 2 colombianos, 1 cubano y 1 francés).

Las regiones donde se realizaron los operativos contra la trata de personas fueron Loreto, Lima, Arequipa, Cajamarca, Cusco, Madre de Dios, Puno, Tingo María e Ica.

Fueron 865 los operativos realizados por la Dirección contra la Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes.

Lucha sin fronteras. Huerta destacó que el accionar contra este delito se encuentra respaldado además en diversos acuerdos bilaterales.

“Los acuerdos suscritos con Bolivia, Ecuador y Colombia los monitoreamos periódicamente en encuentros binacionales y presidenciales. Todo acuerdo bilateral tiene hojas de ruta y acciones concretas a realizar por ambos países. Este año suscribiremos un acuerdo con Chile y Argentina”, detalló.

Huerta adelantó que ya se tiene avanzado un acuerdo con Paraguay y que esperan poder firmarlo este año. De igual manera ya están en negociaciones con Uruguay y Brasil.

Los compromisos firmados de manera bilateral incluyen acciones de prevención, de investigación y persecución del delito, así como atención a las víctimas y una búsqueda de su reintegración. 

“A algunas víctimas se les da incluso facilidades para que regresen a su país de origen o si lo desean se queden aquí. Nosotros los ayudamos a agilizar su residencia”, comentó.

Ayuda. El 14 de diciembre, la Superintendencia Nacional de Migraciones otorgó calidad migratoria especial de residente, así como Carné de Extranjería, a un ciudadano filipino de 24 años que fue víctima del delito de trata de personas con fines de explotación laboral.

Su empleador lo captó en Filipinas y lo trajo al Perú ofreciéndole un trabajo rentable en una cadena de spa y un departamento donde vivir. Al llegar al país, el presunto tratante le pidió el pasaporte y después de más de 8 meses, cuando solicitó el documento, fue amenazado. Le pidieron además el pago de 5,000 dólares.

El filipino presentó una denuncia contra sus empleadores ante la Fiscalía Provincial Especializada de Delitos de Trata de Personas de Lima, la cual actualmente los investiga por este caso.

Esta es el primer caso en el país donde se le ofrece calidad migratoria de residente a un ciudadano víctima de trata.